martes, 14 de julio de 2020

“La doncella de hierro”


 La doncella de hierro”.

 
(Imagen obtenida aquí)


Este instrumento no suele faltar en los mal llamados museos de la tortura y de la Inquisición. En ellos se muestran réplicas modernas de la conocida como “Doncella de Nuremberg”.

¿Pero qué instrumento fue realmente? 
Simplemente fue una falsificación alemana de principios del siglo XIX (y destruida en un bombardeo aliado en 1944). Su autor, Matthew Peacock, utilizó para su construcción piezas antiguas y se basó en una especie de barril hecho con maderas y latones que se colocaba como castigo a  cazadores furtivos y prostitutas en la Alemania de los siglos XVI y XVII. El condenado debía llevarlo durante cierto tiempo.


Sin embargo, el verdadero creador de esta fantasía fue Johann Philipp Siebenkees (siglo XVIII). El filósofo describe, utilizando una supuesta crónica de 1533 (otros autores dicen que es de 1515), ubicada en Nuremberg, una presunta ejecución de un falsificador de monedas. 

 
Luego vinieron relatos, como, “La squaw” (1893) de Bram Sotker o “La imaginación decorativa”, incluido en “Los tres impostores” (1895), de Arthur Machen y novelas. Películas. Y  por supuesto, los museos.

Lo curioso es que siendo una invención de dos victorianos, al instrumento se le conozca como "Spanish Mantle", y en Alemania como "Spanischer Mantel".


Otros instrumentos sin valor histórico y que excitan a las mentes crédulas:

La pera vaginal
El desgarrador de senos
Bibliografía: